Desde nuestra ciudad y nuestro gimnasio, poco a poco y a base de entrenamiento y esfuerzo, intentamos ir profundizando en esta maravilla que es el Choy Lee Fut.

Y gracias a esas horas compartidas (algunos de nosotros somos ya veteranos) y a la calidad humana de nuestro maestro, nos hemos ido cohesionando hasta convertir una relación de compañeros de clase en una buena amistad.

Tanto si eres practicante de choy lee fut, de otro estilo de kung-fu, de otras artes marciales, o de ninguna, se bienvenido a nuestro blog.